¿Dónde acudo cuando todavía no tengo un diagnóstico?

Llega un momento en que nos damos cuenta de que algo no va bien. Pequeños despistes, pequeños fallos de memoria, caídas que se repiten, falta de atención, pequeñas deformaciones físicas, antecedentes familiares…

Detalles que a veces tenemos delante pero que nos negamos a reconocer por vergüenza o por desconocimiento; o porque nos invade el miedo al pensar en cómo afectará a nuestro futuro.

La experiencia nos ha enseñado que, ante la menor sospecha, lo mejor es ponerse en marcha y buscar un diagnóstico médico que nos sitúe con las herramientas necesarias al comienzo del camino que vamos a recorrer.

Una vez ya tenemos un diagnóstico médico de lo que ocurre, es momento de acudir a nuestro centro Municipal de Servicios Sociales.

Menores

Adultos