Ley de Dependencia

Se entiende por dependencia la incapacidad de una persona para poder cubrir de forma autónoma las actividades básicas de la vida diaria (comer, beber, lavarse, ir al baño, vestirse, prevenir riesgos, mantener su propia salud, trasferencias corporales, desplazamientos dentro y fuera del hogar, realización de tareas domésticas y tomar decisiones).

Cuando mi autonomía personal se ve comprometida por la aparición de un diagnóstico médico que la avala.

Residir en territorio español y haberlo hecho durante cinco años, de los cuales dos deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Para los menores de cinco años el periodo de residencia se exigirá a quien ejerza su guarda y custodia.

Para poder acceder a un catálogo de servicios y prestaciones que la ley me concede.

El catálogo se divide en dos: Servicios (entendidos como recursos públicos) y Prestaciones económicas (bien para recursos privados o bien para complementar mis ingresos para mejorar mi situación personal)

Entre los Servicios encontramos:
– Servicio de teleasistencia
– Servicio de ayuda a domicilio
– Servicio de centro de día o centro ocupacional
– Servicio de atención residencial
– Servicio de vivienda tutelada
– Servicios de prevención y promoción